Artecar decoración

Todo para la decoración de tu hogar

El arte andalusí, más de 500 años de historia.

En el post de hoy os vamos a hablar de un tipo de decoración muy arraigada en Andalucía y especialmente en Granada: El arte andalusí.

Esto es así, debido al gran legado dejado por los árabes que poblaron nuestra región durante la Edad Media, entre los años 711 y 1492.

He aquí algunas de las claves y materiales usados en la construcción andalusí:

  • El uso del ladrillo con una finalidad no sólo constructiva, sino también decorativa.
  • Las paredes interiores se decoran con yeserías que dibujan motivos vegetales o geométricos y la cerámica se incorpora a las paredes exteriores en cenefas.
  • Los arcos evolucionan desde el primitivo de herradura a formas más complejas.
  • Las cubiertas se realizan en madera, a menudo decorada (aljarfes) o se cubren con yeserías.
  • También aparecen bóvedas y cúpulas, a menudo decoradas.

Una característica fundamental es la geometría empleada en este tipo de decoración. Esta forma de proceder permite decorar sobre una superficie indefinidamente, sin más que seguir unas reglas fijas. Mediante la repetición de motivos y la sabia combinación de materiales y texturas, se logra un efecto tridimensional que dota a los edificios de cierto misterio y ligereza. La luz y el agua son elementos indispensables para lograr ese efecto casi irreal.

La luz es el símbolo de la unidad divina y el artista musulmán pretende transformar la materia misma que está modelando en una vibración luminosa. Además de tener una dimensión mística, la luz tiene en la arquitectura islámica una función doble: modifica los demás elementos de la decoración y origina formas nuevas.

La Alhambra nos brinda los mejores ejemplos de juegos de luces. Casi todas las salas de los Baños de la Casa Real se cubren con bóvedas esquifadas de planta rectangular, agujereadas con luceras en forma de estrellas de ocho puntas, como representación de la bóveda celeste.

Otro de los elementos decorativos arquitectónicos más característico son los mocárabes, que separan determinados espacios y están conformados de alvéolos semiesféricos o prismáticos que se repiten y superponen, como en un auténtico enjambre.

A continuación vamos a enumerar distintos recursos decorativos:

Azulejos

Se confinan generalmente a las partes inferiores de los muros y son de diseño sobre todo geométrico. Fuertes contrastes de colores claros y oscuros se contraponen para producir formas estrelladas y cuadradas de gran complejidad. Por otra parte, colores armónicamente combinados se utilizan para definir las formas geométricas de paneles y frisos en mosaico de azulejo.

Cerámica

Hay que destacar los ataifores, lebrillos, jarras y jofainas de cerámica vidriada.

Lozas vidriadas decoradas en azul cobalto y con reflejos metálicos.

Epigrafía

Otra modalidad notable de la decoración islámica es el uso de las inscripciones en árabe. Rodeando el borde de un friso o de una cartela, encontramos frecuentemente pasajes del Corán, un verso apropiado de un poeta, una frase de felicitación o de bendición.

Taracea y marroquinería

Una de las artes menores más exquisitas del Islam es la taracea, la labor de incrustación en marfil, metales o maderas coloreadas sobre la carpintería. Los musulmanes hicieron cosas preciosas, total o parcialmente en marfil, materia que decoraron con tallas, incrustaciones o dibujos ornamentales.

Las cajas, arquetas y botes de marfil tallado y los colmillos de elefante. En ellos se representaban cortesanos, animales y vegetación.

Además de su empleo decorativo en la arquitectura, la madera se trabajó como material de otras artes aplicadas. También se tallaron las piezas del mobiliario, especialmente los biombos.

Tejidos, alfombras y tapices

Seda bordada. Hubo fábricas de telas para vestidos en Granada, que se conocían con la denominación de “granadinas”.

Arquitectura

Son numerosos los edificios hispano-musulmanes que aún se pueden admirar en España, siendo uno de sus elementos distintivos el famoso arco de herradura.

Entre los de carácter religioso constan las mezquitas, en cuyo muro existe un mihrab desde el que el imán dirige la oración. También están dotadas de un alminar desde el que el almuédano convoca a la oración cinco veces al día. Otro elemento característico es el patio, o shan, en el cual se encuentra la fuente de abluciones. El sector cubierto de la mezquita, llamado haram, suele configurarse como una gran sala hipóstila, con naves perpendiculares a la qibla. Las naves extremas se prolongan en ocasiones rodeando el patio.

 

¡Esperamos que hayais aprendido un poquito más de nuestros antepasados!

Saludos, Adela 🙂

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: